Probablemente estés sintiendo que algo hay que hacer este año para que el confinamiento, las vacaciones y la temporada que nos queda por delante no te arruinen el tipín que tenías… ¿Es el gimnasio la solución? Atención, puede que el gimnasio sea una alternativa, pero quizás un centro de entrenamiento personal sea una mejor opción en tu caso…

 Un gimnasio como tal, es un lugar con muchas máquinas y muchas propuestas. Un buen espacio para quien le gusta entrenar y tiene experiencia. ¿Te ha pasado sentirte perdido en un gimnasio? Es normal, tanta opción puede ser un puzle difícil de armar. Y más teniendo en cuenta que la mayoría de los gimnasios han apostado por recortar la supervisión del entrenador para que te ayude en sala. 

No serías el primero que llegas el primer día super motivado con la mascarilla puesta y te das cuenta de que hay un montón de máquinas que no sabes utilizar y acabas en la bici estática o en la elíptica pedaleando y mirando en el móvil por séptima vez la serie de Friends porque has oído que el cardio es lo que más quema.

 ¿Te suena? Al final, pagar por un gimnasio está muy bien, pero si realmente quieres conseguir resultados visibles en tu salud, necesitas un plan y un objetivo claro. Esto es posible que no puedas hacerlo solo, y ahí es donde aparece la figura del entrenador personal. Una persona con la formación y las ganas de acompañarte en este camino enfocándote y ayudándote a dar los primeros pasos en el camino de ser tu mejor versión.

 Un centro de entrenamiento personal es un híbrido entre un entrenador personal y un gimnasio.

En esta opción, las posibilidades de máquinas, de espacio y de propuestas de clases se reducen. No tendrás opción de ir los jueves a Zumba o Step. ¿Pero realmente lo ibas a utilizar? Esta pregunta es importante. El recorte de opciones de clases colectivas sin embargo se suple totalmente con la guía, supervisión y motivación del entrenador. En un centro de entrenamiento personal te encuentras máquinas, normalmente menos que en un gimnasio tradicional, pero la diferencia está en cómo el entrenador te ayuda a que los ejercicios estén seleccionados a tu nivel y a tu objetivo.

 

¿Es mejor un gimnasio o un centro de entrenamiento personal en tu caso? Para responder a esta pregunta considera en qué momento de tu vida físico deportiva estás…

 Llevas tiempo desconectado del ejercicio, te sientes un poco oxidado y crees que en un gimnasio te sentirías algo perdido, tu mejor opción es un centro de entrenamiento personal.

¿Te encantan todas las clases colectivas? o ¿Llevas años en el gimnasio y tus niveles de fuerza y movilidad están donde te gustaría? Si la respuesta es sí. Entonces tu mejor opción sea la amplitud de opciones del gimnasio.

 En saludando apostamos por los lugares cercanos y personalizados, por eso te animamos a venir a nuestros centros de entrenamiento personal de Madrid. Lugares para crear conjuntamente un proyecto de estilo de vida activo y saludable. Un lugar en el que con todas las medidas de seguridad anti covid, podrás entrenar seguro, desarrollar los primeros pasos hacia esa vida sana que quieres llevar y aprender a tomar decisiones hacia tu autoliderazgo.

 

Y además a un precio que cualquier economía saneada puede permitirse. Desde 59€/mes, pon un entrenador personal en tu vida.

 ¿Te animas?