//¿Cómo disfrutar de una cena de empresa sin tirar por la borda tu entrenamiento del mes?

365 días tiene el año. Empezamos a sumar vacaciones, fiestas, viajes, el verano, la Semana Santa, la Navidad, los cumpleaños, santos, bodas, bautizos, comuniones, fines de semana, cenas de empresa… Algo empieza a fallar cuando lo que debería ser ocasional acaba superando a lo que debería ser habitual.

Somos seres sociales y nos juntamos para todo, todo el tiempo y para nuestra suerte, siempre hay un plato de comida delante que es protagonista de estas reuniones. Esto es estupendo si limitáramos nuestros excesos a estos puntos concretos totalmente eventuales. Así no serían necesarios tantos consejos y seríamos capaces de llevar de una forma saludable y consciente nuestra alimentación. Sin embargo, tenemos un grandísimo número de eventos en los que suele haber opciones muy poco interesantes; y si somos personas que queremos mantener unos buenos hábitos y/o tener algún objetivo en la cabeza que requiera una vigilancia especial de la alimentación, debemos tener algunas cosas en cuenta. Vamos a hablar de cómo poder llevar tu alimentación saludable a un evento muy habitual en estas fechas, las cenas de empresa.

 

ENTRANTES

  • Es lo primero que encontramos en la mesa al llegar y, por lo tanto, es un momento crítico, ya que solemos llegar con hambre y con sed. Aquello que vamos a encontrar es lo que vamos a empezar a consumir, y suelen ser patatas fritas, frutos secos, fritos y salados…
  • Vamos a intentar llegar con un estado de energía adecuado a la cena para poder tomar unas buenas decisiones. Es decir, no ayunar ni pasar toda la tarde sin comer para llegar arrasando a la cena.
  • Abusar de entrantes en cualquier caso, puede provocar que lleguemos ya con el estómago lleno a las comidas principales donde están los alimentos más interesantes para nuestro menú.

CONSEJO

Un buen vaso de agua,

Unas aceitunas,

Frutos secos tostados o crudos,

Anchoas…

PRIMEROS PLATOS

Llegamos con un consumo controlado y consciente, con un estado energético bueno y con ganas de comer, pero sin sensación aún de saciedad.

Consejo: 

Unas buenas verduras braseadas

Plato de hummus o patés

Unas ensaladas tibias con quesos

Ensaladas con fruta

Verduras salteadas, pochadas

Arroces con hortalizas…

SEGUNDOS PLATOS

  • Aquí comienza el plato fuerte donde suele haber una carne o pescado. Y son buenas opciones como alimentos que nos aportan una buena fuente de proteínas saludables, llegar a este punto y tomar algunas carnes o algún pescado; ya sea en guiso, en brasa, en plancha o al horno son buenas ideas.

CONSEJO

Guarniciones vegetales + algo de patata

Guarniciones de patata cocida + verduras

Guarnición de ensalada

POSTRES

  • No es ni obligatorio ni necesario si llegas con una saciedad alta a este punto, comer ningún postre. Pero si aún llegas con un hueco, si has tomado buenas decisiones, los alimentos elegidos son saludables y nos apetece podemos optar por cualquier postre lácteo, tartas, helados… Aunque no hay que olvidar que la fruta, si la consumimos a diario, puede seguir siendo una buena opción. Frutas enteras, troceadas, macedonias…


Y llega la típica pregunta… ¿Podemos consumir alcohol?

  • Partimos de que el alcohol no es saludable. Sabemos que no hay cantidad de alcohol, por pequeña que sea, que aporte beneficio mayor al perjuicio que supone. Sin embargo, dentro de un evento, de forma ocasional, una persona cuyo consumo de alcohol es bajo durante su vida normal, no supone ningún problema que se tome alguna bebida alcohólica.

ALGUNOS TIPS PARA ESTE CASO:

  • Intentar introducir también bebidas no alcohólicas, agua, agua con gas entre las bebidas alcohólicas para no abusar de las mismas
  • Si vamos a consumir bebidas alcohólicas intentar poner delante las cervezas y vinos frente a las destiladas
  • Poner sobre la mesa de la cena jarras de agua y no jarras de cerveza y botellas de vino. Para que, si alguien quiere alguna bebida de este tipo que la pida, pero que no se vea obligado a consumirla.

Por último y uno de los más importantes… ¿Dónde entra en el ejercicio en la cena de empresa?

¡¡¡EN EL BAILE DE DESPUÉS!!! No por quemar las calorías de la cena, ni para oxidar el alcohol, sino porque tanto andar, correr, saltar y bailar son actividades muy recomendables y si las haces con familia, amigos y compañeros de trabajo aún mejor.

Come sano y muévete. Y por supuesto, ¡Disfruta de la cena!

¿Quieres ser consciente de lo que comes? ¿Sabes que puedes comer bien y sano sin entrar en dietas estrictas?

Síguenos en las RR.SS y ponte en contacto con nosotros para cualquier duda:

Instagram: @saludando

Facebook: @saludando

Leave A Comment