¡Que no te pueda la pereza!

Sabemos que entre el calor y que ya es mitad de semana alguno estará empezando a sentir ya el cansancio acumulado y le esté costando más entrenar de lo normal.

Pero…¿es cansancio o pereza?

El primer paso es saber discernir entre cansancio y pereza. Hacernos conscientes de nuestro nivel de energía y tomar decisiones correctas escuchando a nuestro cuerpo.  Si es cansancio, tomar acción para crear rutina de descanso es vital ahora mismo, ya que con el calor dormimos peor, tendemos a trasnochar y dormir menos horas. También nuestros hábitos alimenticios juegan un papel muy importante, os dejamos aquí nuestro último post sobre el desayuno y la importancia de elegir un buen desayuno (o no desayuno) basándote en la propia escucha a tu cuerpo.
No vamos a contarte nada que ya no sepas, dormir las horas suficientes y comer de manera saludable son claves básicas para rendir a tope y que tu cuerpo no se sienta tan cansado, pero…

¿Qué hay de la pereza?

Nuestra mente la suele enmascarar de cansancio y es nuestro principal enemigo a la hora de tomar las riendas de nuestra vida. La pereza nos susurra que no podemos, que nuestro cuerpo está cansado y que mejor lo dejemos para otro día cuando tengamos más energía. Estas ideas que crea nuestra mente son condicionantes, y la mejor manera para vencerlas es crear una disciplina. A través de la disciplina verás reforzada tu autoestima y sentirás que crece tu capacidad de autoliderazgo.
Crear una rutina que te lleve suavemente hacia ese objetivo que quieres conseguir, aceptando la pereza, dejando que te acompañe en tu camino y también, ¿por que no? , aprender de ella y de nosotros mismos para que la pereza no suponga un obstáculo en el camino hacia nuestros objetivos.
Estas rutinas deben introducirse suavemente, no sirve de nada plantearte rutinas que sabes que no vas a poder llevar a cabo porque de golpe son muy duras o completamente alejadas de tu modo de actuar.

Si por ejemplo, te está costando entrenar y pones como excusa el calor, puedes ponerte la rutina de entrenar siempre por la mañana, antes de las 15,00 que es cuando nuestro cuerpo está con más energía generalmente.

¿Qué opináis?, ¿supone la pereza un obstáculo para vosotros? Si tienes cualquier duda, no dudes en ponerte en contacto con nuestro equipo de entrenadores.